Un solo donante puede salvar ocho vidas y afectar muchas más a través de la donación de órganos.